China, el país de la porcelana

Con más de mil quinientos años de historia, la porcelana sigue manteniéndose en los primeros lugares donde apareció. Es un oficio, una destreza, un arte, y todo un lujo pero, sobre todo, representa a una ciudad milenaria, China.


El gran país asiático es conocido como la ciudad o la capital de la porcelana y la cerámica, creada hace casi dos milenios plasmada por la población en platos, vajillas completas, figuras, esculturas, alhajeros, jarrones, utensilios tanto de cocina como de higiene personal y de decoración. Son caracterizados por su color, su grabado y su forma. Muchos de sus grabados representan las batallas y los actos heroicos que han protegido las murallas, las dinastías que han marcado cada generación y cada época, entre otros hechos. 


La porcelana china ha sido admirada y apreciada por los emperadores, que favorecieron su lozanía, logrando así piezas únicas y verosímiles. Pero, ¿por qué nació en China esta forma de hacer arte? Querían reproducir un tipo de arcilla capaz de imitar al jade y al bronce.